VACACIONES



Vacaciones. ¡Todo lo que cabe en esta palabra!

Cambiar la rutina, los espacios, los paisajes, la gente... alejarse. Desconectada de mi fantasía, no hay messenger, no hay grupos, no hay foros, no hay blog. Los azotes se caen de mi boca, descansan las teorías, las confidencias, cuéntame o te cuento yo.

Me queda la otra parte, la que ya se ha pegado a mí sin remedio de dejarla atrás. Mi condición, que dejo de ser imaginación hace ya mucho tiempo y que tiene su propio hueco en mi maleta. Me llevo los ratos que le echaré de menos, el tiempo que ocuparé en pensar como le voy a contar todo lo que vea, todas las anécdotas; Llevaré su guia en la conciencia, su voz en mis decisiones;

Lejos pero en su mano, niña de su Señor aquí y allí.



PD: El blog queda en buenas manos. H se ocupará de las urgencias, si la pereza que le caracteriza no se lo impide.






AGARRADA A LA CALMA

Noto que ordené la calma. El viaje se tranquilizó, los baches son ahora diminutos ecos de antiguas zanjas insalvables. Ya no me agarro al miedo para evitar caerme. Aprendí a pedalear con los brazos extendidos, con la seguridad de que no hay distracción que le robe mi cuidado.

¡Cuánto me costo llegar! y que difícil fue.
¡Cuántas tormentas que asustaban!
¡Cuánto revuelo!

Ahora soy feliz sosiego que escucha el ruido sin seguir su ritmo.

Así, parada en la calma, más suya... en la arena.
Ahora la preocupación dibujada en su cara no logra enterrarme, me deja quieta, observándole, esperándole, sin dañar mi entrega.

Así, parada en la arena, dueña de mi lugar... en calma.

La culpa resbalando como agua salada. Yo, usted, la realidad, la fantasía y la añorada paz que esta relación merece. No sé si un día será total, no sé si alcanzará a ser tan real como estas líneas, no sé si será posible el hermetismo que impida la entrada a dolientes pasados pero yo ya encontré mi verdad, a ella me agarraré para disfrutar el tiempo que continúa.

Así, atada a mi quietud de mar en calma. Así creceré a partir de ahora.

HOY ES TRES DE JULIO



Hoy es 3 de Julio porque a mí el calendario no me va a robar un detalle.





Hoy es 3 de Julio porque hace más de 700 días que vivo así, en la casa de sus manos.







Hoy es 3 de julio porque anoche el más amable de los camareros intuyó que celebrábamos algo y quiso invitarnos a brindar... no lo hicimos porque ayer era 16 y esa fecha ¿a quién le importa? Será hoy, día 3, puerta de ese siempre que una vez abrí y al año siguiente repetí y hoy volveré a traspasar.


Hoy es 3 de julio porque ha seguido cuidándome, limando mis espinas, para que un día como hoy pueda regalarle el icono de una sonrisa, la imagen de una entrega, el tiempo detenido que hoy nos da la enhorabuena.



Y la evidencia, lo innegable, la pregunta con sólo una respuesta. Dígame ¿es o no es 3 de julio?




FELIZ 3 DE JULIO SEÑOR.




Cuando no le tengo cerca es cuando empiezo a pensarle. Me dedico a definirle en creencias nacidas de recuerdos o en intuitivas predicciones. Lo pasado o lo venidero se explican desde mi mirada, no importa si es percepción, no importa si es verdad débil. De nada me sirve entenderle en el conjunto del resto del mundo. Sus mil caras, las que yo pienso, las que yo siento son su identidad.

De tanto pensarle me acaba escuchando, llega, aparece alimentando mis sentidos con su nebulosa imagen y decido perderme en placentero silencio de ojos cerrados.

Rueda solitaria en mezcla de sensaciones vividas, salpicadas de deseo imaginado. Me recorro mujer con mis manos, modelándome niña jugando en fantasías. Me hago suya al ritmo de respiración entrecortada. Mi cuerpo le nombra en cada movimiento. Le grito ya convulsa empapada en el sudor de segundos de explosión. Liberé la distancia, le soñé pedestal de mi cuerpo, le di vida en mis dedos. Ya le tengo cerca, mi deseo se acalla agarrado a su visión hasta que se diluye.
Hasta que me diluyo en húmedo descanso.

UNIVERSO DE BAMBÚ



Después de leer el último artículo de Cometo me quedé enganchada en mi memoria buscando canciones. Y como actualmente me encuentro en mi versión más spanko me enredé con Bosé y su bambú. Estribillo spanko donde los haya ¡Madre mía, el gestito dando bambú! soñando y fabulando que es gratis.





Me acordé también de está canción, recuerdo que cuando la oí pensé: "uno de mis cantautores preferidos es spanker, sin duda" y es que esta canción tiene una estrofa de lo más explícito.


Estoy mudando de caparazón

Estoy buscando los motivos

Estoy buscando un ritmo de tambor

Que suene en ese culito

Estoy buscando el umbral del dolor

Analizando desperfectos

Estoy buscando el punto de fusión

De un universo abierto


Ya la he adoptado como himno de mis fantasías, banda sonora de mi universo abierto.

ESCONDIÉNDONOS


El spanking siempre está con nosotros, lo escondemos cuando nos relacionamos fuera de este mundillo y nos envuelve cuando las relaciones nacen aquí. Dentro de este mundo, que tiene sus normas, sus propias características, somos nosotros los que nos escondemos detrás. Nosotros persiguiendo al spanking y adaptándonos a sus perfiles, tan distintos unos de otros, tan diferente al que ya habíamos inventado. Da igual el tipo de relación que se consiga, da igual que nunca se llegue a tener una sesión, no importa si el que esta detrás de tu pantalla se ha hecho acreedor de la palabra amigo, el spanking es y será el nexo de unión.

La cosa se complica cuando las relaciones crecen en cantidad, se mezclan unas con otras, confluyendo todas en el mismo centro. La fantasía nos une a todos y la fantasía nos aleja; nos llena de encuentros y desencuentros; salpica nuestro comportamiento de sutilezas, de verdades amargas y de dulces mentiras.

Y es que llegamos aquí con sed, con la garganta seca de tragar imaginación. Encontramos la isla del tesoro pero ¿dónde está enterrado? Con nuestro mapa de necesidades, sin conciencia de búsqueda nos llenamos de palas las manos. Pero hay que aprender a cavar y no es fácil, nos herimos de torpeza y tal vez con suerte lo encontremos debajo del primer árbol, tal vez el segundo o quizá el tercero... y plantemos eterno nuestro deseo en su sombra, o tal vez le cojamos el gusto a desenterrar y no queramos parar nunca.


Quizá la verdadera búsqueda sea entender nuestras necesidades.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal