UN DESEO VOLVIÓ




Al final encontré unos cuantos de mis anhelos, a uno lo conseguí devolver a mi estela. Es uno de los líderes, el que lleva la necesidad de que me cuiden.

Cuidar en boca de una spankee, sumisa o lo que sea que me defina, que nos defina (vaya, parece que vuelvo a hablarle desde aquí), tiene muchas acepciones. Cuidar-corregir, cuidar-enseñar, cuidar-guiar, cuidar-cuidar... Infinitos infinitivos de infinita necesidad.

PÁJAROS EN LA CABEZA

Releyendo el blog (alguien tiene que gastar las palabras) me topo con la incongruencia de mi línea temporal. No soy evolución ni retroceso, soy sincero desconcierto. Hay artículos, porque así se llamarán hasta que consiga adivinar que rayos significa post y su acción postear, a los que no les recuerdo el motivo, sin embargo no les he olvidado la sensación.


Me sirve de atenuante, sentir las cosas es hacerlas verdad aunque parezcan mentiras con los días. Por ahí me salvo. Puede que toda mi percepción realista sea un caos pero la sombra proyectada en mi interior es materialidad de gestos alegres o tristes. No en vano, aún estoy por descubrir la espiritualidad de mis sonrisas y llantos. Paciencia y esperanza, que aún me queda tiempo.

Otra cosa que he notado, mirando de lejos las desordenadas palabras que sólo yo entiendo, es el increíble empeño que ponen las cosas en escaparse de mis manos. Empecé hablando desde el spanking o sumisión o la definición que en ese momento respirara y quería hacer de esto un dialogo. Incluso en instantes de locura imaginativa lo deseé público ¡Cómo si yo pudiera decidir! ¡Cómo si fuera capaz de dominar mis espacios! ¡Cómo si supiera llevar a cabo mis ilusiones! pero qué ilusa, hachita.

En una de estas aprendo seguro y dejo de planear en sus dos significados... y aterrizo ya, que otra vez olvidé el paracaídas y de tantos olvidos llevo los pies desgastados y estoy mayor para culetazos y de esta no me levanto ilesa y si en plenas facultades no consigo cerrar los puños ¿que será herida de palmas abiertas? se escaparan las certezas y se posarán las dudas que para ellas me sobra alpiste.

Necesito cuerda para atar mis deseos o antes de echarlos a andar, en cuanto nazcan, les tatuaré el plano de mi vida para que se enteren de que son mios, que es a mí a quien tienen que escuchar. ¿Cómo les convenzo de que no pueden tener vida propia, de que tienen que crecer y hacerse adultos en mi realidad? Cómo les cuento sin dañarlos que son lo que yo invento o tienen que dejarse morir, a ser posible sin dramas. ¡Qué hartura de revolucionarias quimeras!

Voy a seguir leyendo mientras voy recogiendo anhelos, a ver si consigo enderezarlos, ya me cuento más tarde como acabó el intento.


Algoritmo Borrascoso Boceto Crítico
Cordura Dormida Delirio Estancado
Efímero Frenesí Furtivo Guardián
Guarida Herida Hazaña Inverosímil
Incontestable Júbilo Juramento Libre
Lúdica Mirada Martilleante Necesidad
Neófita Obsesión Obediente Placer
Pulcra Quietud Quimérica Realidad
Radiante Sosiego Sereno Temblor
Tímida Utopía Ulular Vacilante
Visceral Yo

Y mucho más pero en alterado desorden.

EGOISMO



El único egoísmo aceptable es el de procurar que todos estén bien para uno estar mejor.
Jacinto Benavente.

A veces, cuando se sale de la propia vorágine, cuando deja de ser el ego única imagen, se descubre un amplio mundo de circunstancias y detalles que en la fijación del protagonismo habiamos conseguido obviar. Existencias que se cruzan y batallan por algo tan subjetivo y efímero como un instante de dicha. Basta apartarse un milímetro para recomponer el cuadro de nuestra vida tal cual es. Sólo de lejos descubrimos horizontes y una real extensión de nuestros caminos.
Son días de mirar desde el balcón de otras almas y son días de impotencia ante la incapacidad de encontrar palabras que enderecen ánimos.
Presencia que ayude a contrarrestar incertidumbres; contagio de expectativas de éxito futuro que en lógica veo asentado en la base de sentimientos reales, imposibles de diluir con la tormenta de un desacuerdo; deseo de aliviar peso, de caminar por el sendero que le proporcione paz... desde mi egoísmo no se hacer más. Tan sorprendida por comprender que su dolor es mi dolor, más agrio porque escapa de mis manos, porque nunca vi más allá de mis heridas y ahora no sé curar las ajenas. Es fácil estar bien y estar mal esperando consuelos pero es duro no encontrarlos para usted.
No hay más palabras, apenas el deseo de que la frase nos salve la conciencia.

PINTURA Y PARTITURA

Vale, hoy no perderé el tiempo, haré algo provechoso ¿qué tal pensar?

Es un riesgo porque mis pensamientos siempre me conducen a los límites. Un día arriba, otro en la frontera del desánimo, el centro me quema ¡pasan tan pocas cosas en el equilibrio! También es porque el espacio es enorme y desde el punto medio no alcanzo a ver los lindes, tan separados uno del otro. Desde lo que soñamos hasta lo que vivimos kilómetros de incertidumbre. Bosque frondoso a modo de laberinto que intento descifrar con impaciencia, locura que anuda el hilo que me guia.

Otras veces hablé de esto o pocas veces no hablé de ello. Pero hoy, siguiendo la estela de las transformaciones que vengo intuyendo, noto que sale desvestido de queja. Ya no lo veo como algo por llegar, no lo creo meta. Y no es desesperanza, no se confunda. Es pragmatismo, virtud de la que hasta ahora he carecido. En este momento, sintiendo mis puños llenos de ella alcanzo el sosiego.

Siempre había creído que era posible la diferencia, puede que lo sea pero difícil que venga bajo el brazo de uno sólo. Somos dos y tenemos que bailar al mismo ritmo y sobre todo el mismo baile. Hay momentos que nos fundimos con la música, muchos instantes en que somos instrumento uno del otro, hasta que el ruido ambiental nos distrae. Me he convencido de que no puedo anhelar el silencio de la vida. Estoy aprendiendo que no soy historia ficticia dirigida al gusto. Soy marioneta de mi realidad, como todos, sin fuerza suficiente para cortar las cuerdas.

Ya está bien de confundir el nombre de mis sueños, ya basta de comportamientos oníricos. Reorganizo la brújula y en vez de hacer sueño el estar a su lado haré de estar a su lado sueño.

Necesito ayuda para redibujarlo. Arte en mi cabeza pero mis manos sólo alcanzan a difuminar garabatos. Tal vez, entre los dos podamos plasmar una imagen donde nos reconozcamos. ¿Qué opina? ¿Lo intentamos? yo pongo el papel y el lápiz, elija usted los colores... Aquí van: una hoja en blanco hecha de cariño y un lápiz de trazo indeleble fabricado con grafito incondicional e infinito. ¿Pintamos?

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal